domingo, 17 de diciembre de 2017

Domingo de frío y sueños: el resumen


Suenan villancicos, las calles se iluminan y la rutina cambia. Vamos, que ya huele a Navidad y a turrón. Nuestro resumen semanal viene muy cargado, y no solo de buenos propósitos, ya que también hay sitio para contenidos de gran calidad. Dado que los próximos domingos son el preludio de días de fiesta, estaremos algunas semanas sin publicar resumen.

Y por supuesto haremos nuestra lista de deseos para 2018, y pensaremos sobre el futuro, además de reflexionar sobre todo lo que ha pasado en el año que empieza a terminar. Pero eso será otro día, que hoy es domingo, sin más. Es la magia de las pequeñas cosas, que al final son las que marcan la diferencia.

Empieza el resumen de la semana de la blogosfera sanitaria, tal vez el último de 2017. O tal vez no... Gracias a tod@s por estar ahí.

El próximo 19 de diciembre se celebra una nueva edición de los Seminarios de Gestión, Administración y Políticas de Salud que organiza el IMIENS (Escuela Nacional de Sanidad y UNED). El tema es "Financiación autonómica de la sanidad: ¿Cantidad o modelo? ¿Retoques o rediseño?" y la ponente será Rosa Urbanos. Podréis seguirlo en directo a través de Youtube.

Gracias a este artículo que publica la Fundación Isys podemos aprender algo más sobre el análisis y evaluación de las apps de salud. Catálogos de apps, marcado CE, normativa técnica de producto sanitario... Mucho por aprender y mejorar, sin duda. 

Menudo especial sobre el colapso de la ciencia española que se han marcado en El País. Los artículos de cabecera son imprescindibles para entender como hemos llegado hasta una situación así, hablando de conformismo, de burocracia o sobre el papel de la política.

Una de las patas de internet es la llamada neutralidad (este artículo de El País explica muy bien el concepto). En Estados Unidos, la incoherencia política ha permitido que se lance una propuesta para acabar con esta neutralidad. Enrique Dans se plantea si es el principio del fin.

El blog de la London School of Economics sobre impacto de las ciencias sociales publica una entrada de José Luis Ortega (CSIC) sobre el impacto que tiene la presencia en Twitter para las revistas científicas: mayor número de citas y mayor difusión a través de redes sociales. El blog de Scielo incluye una versión de la entrada en castellano.

La transformación digital no es tecnología, ni depende solo de la presencia en redes sociales. Es mucho más, y para tenerlo claro, en este artículo de El Economista desmontan unos cuantos mitos sobre la transformación digital en las empresas (aplicable al mundo sanitario).

Casi parece una inocentada o una noticia de El Mundo Today, pero parece ser cierta. El gobierno USA va a prohibir al CDC el uso de siete palabras en sus documentos oficiales, y las palabras son las siguientes: vulnerable,” “entitlement,” “diversity,” “transgender,” “fetus,” “evidence-based” and “science-based”. En el CDC ya están preparando una bateria de alternativas, aunque en algún caso va a ser difícil, como cuentan en esta noticia del Washington Post.

Sin comentarios con lo del juntaletras columnista AE. No diremos mucho más, pero podéis leer lo que cuentan en Diario Dicen o en el blog Nuestra Enfermería

Conexiones, errores de administración, mejora en los dispositivos... Tras el triste caso del bebé Ryan (8 años han pasado desde entonces), se han puesto en marcha diversos cambios en el ámbito de la neonatología para mejorar la seguridad del paciente, pero ¿vamos en la dirección correcta? Esta entrada del blog Cuadernillo Sanitario ayuda a entender lo difícil que es cambiar algo en el sistema sanitario. 

¿Son útiles las herramientas sociales para los directivos? ¿Qué aportan a un directivo las redes y la conocida como web 2.0? Los estudios son claros: promueven la colaboración y difusión del conocimiento, mejora la toma de decisiones, facilita la aparición de ideas innovadoras, etc. Para saber algo más, os recomendamos la lectura de esta entrada del blog Hablemos de liderazgo.

El fútbol tiene algo de ciencia, o incluso mucho. O dicho de otra forma, ¿influyeron los avances científicos en el gol de Iniesta? JM López Nicolás nos lo cuenta en este artículo que publica el Cuaderno de Cultura Científica. Camisetas, césped, geometría, big data o física, de todo hay en un partido. 

¿Sesgo de género en el diseño? ¿También? Pues tal y como cuentan en este artículo de FastCo.Design, la mayor parte del equipamiento sanitario está fabricado para hombres cuando la mayoría de los profesionales son mujeres. Para pensar, sin duda.

Unir la genética y el movimiento maker no es algo nuevo... Cada vez, es más habitual leer sobre los biohackers y sobre la venta de kits de edición genética del tipo do-it-yourself usando la técnica CRISPR. Este artículo de MIT Technology Review alerta del crecimiento de webs de venta de productos y de los riesgos de la edición de nuestro propio ADN.  

La televisión es una herramienta educativa esencial, y sus efectos son infinitos... Por ejemplo, en este artículo publicado por la revista BMJ se han planteado si la serie Peppa Pig fomenta un uso inadecuado de los servicios sanitarios. El especial navideño del BMJ es una delicia, sin duda, y este artículo es una muestra de ello.

Pelos de punta con el último post de Sergio Minué en su blog El gerente de Mediado basado en este artículo de Donald Berwick en JAMA. El efecto negativo de la pobreza y la injusticia en la salud es conocido por todos, pero muchas veces se olvida, y se deja a un lado como algo sin solución, o se culpa a la víctima, o al gobierno, y ya está. Como dice Berwick: "El silencio profesional ante la injusticia social es una equivocación. Intentar evitar la contienda social mediante el silencio ya es imposible, porque el silencio es político”.

La transparencia radical da un paso más en el ámbito del NHS. A partir del próximo año, se publicarán las muertes evitables de cada hospital para así mejorar la seguridad del paciente y reducir los errores en la asistencia. El Movimiento para la Seguridad del Paciente exige desde hace tiempo que se tomen medidas de este tipo en su campaña ZERO Preventable Patients Deaths.

Hace un mes, el American College of Cardiology y la American Heart Association publicaron las nuevas guías sobre hipertensión, con un sorprendente cambio: los límites de la tensión normal bajaban, provocando que el porcentaje de población hipertensa sea mucho mayor. Pues bien, la American Academy of Family Physicians (sociedad de medicina de familia) ha decidido no seguir estas nuevas recomendaciones y seguir con las anteriores. ¿Valentía o imprudencia?

Música para un día 17... 

jueves, 14 de diciembre de 2017

Lecturas para gestores #PLEgestionSani


Uno de los grandes retos para un profesional sanitario es estar al día. Reuniones con colegas, congresos, cursos, podcasts, vídeos, revistas científicas, informes, prensa especializada, etc. Al final, cada profesional (en este caso del campo de la gestión sanitaria) tiene su método y su estrategia de aprendizaje y desarrollo. ¿Conoces todas las herramientas de aprendizaje que existen? ¿Hay alguna web o app esencial en tu estrategia de PLE?

Hoy iniciamos una nueva sección de periodicidad desconocida (podríamos decir quincenal pero preferimos la sinceridad) con la etiqueta #PLEgestionSani para ir comentando y descubriendo algunas herramientas esenciales para nuestra estrategia de aprendizaje, también conocida como PLE (Personal Learning Enviroment). 

Nuestra primera propuesta es Gestión Clínica Sanitaria, revista trimestral de publicaciones secundarias editada conjuntamente por el CRES (Centre de Recerca en Economía i Salut de la Universitat Pompeu Fabra, Barcelona), la Fundación Gaspar Casal (Madrid) y el iiss (Fundación Instituto de Investigación en Servicios de Salud, Valencia). Es una publicación veterana (empezó su andadura en 1999) en el mundo sanitario que se basa en comentarios y resúmenes estructurados de artículos originales publicados en revistas clave de investigación en servicios sanitarios, incorporando también artículos editoriales, revisiones de textos clásicos, notas de divulgación metodológica e información sobre recursos bibliográficos y electrónicos relacionados con el ámbito de la publicación (gestión sanitaria, salud pública, política sanitaria, economía de la salud, etc). Su editor es Ricard Meneu, de la Fundación Instituto de Investigación en Servicios de Salud. 

Por ejemplo, en su último número (el 66), publicado recientemente y accesible online en formato pdf, se incluyen dos editoriales, uno sobre infra y sobreutilización y otro sobre nuevas herramientas de gestión clínica. Además, nos han llamado la atención las revisiones sobre estrategias de mejora de la adherencia (basado en este estudio), el dilema radiológico sobre la información de hallazgos incidentales (comentario de este artículo) o el aumento de las mastectomías profilácticas contralaterales (pese a que no se mejora la supervivencia, tal y como comenta el artículo original).

Aunque, los dos comentarios que tenemos marcados para leer atentamente y tomar nota son: el debate sobre nudges y economía del comportamiento que firma Jaime Pinilla con el título "Tabaquismo y seguridad vial: No me empujes, oblígame" y el comentario sobre gestión de pacientes crónicos complejos que pone sobre la mesa una experiencia que no ha obtenido los resultados esperados (el origen es este artículo). En este último caso, la conclusión es que "Realizar seguimiento telefónico durante 6 meses por parte de un médico de familia, externo al equipo, en pacientes crónicos complejos no disminuye el consumo de recursos sanitarios, el nivel de salud, la calidad de vida ni la carga del cuidador, en comparación al seguimiento habitual."

El formato habitual de las revisiones es muy sencillo: resumen en castellano del artículo (objetivo, métodos, resultados y conclusión) y comentario sobre el tema tratado. Una forma muy interesante de estar al día y de conocer evidencia comentada por expertos. 

martes, 12 de diciembre de 2017

El brillo de lo nuevo y la prensa


Lo nuevo brilla, y lo que brilla llama la atención... Es casi una ley universal que se cumple en todos los ámbitos, y el sanitario es uno de ellos. Nos estamos refiriendo al brillo de la innovación, entendida como el lanzamiento de un nuevo procedimiento, medicamento, dispositivo, etc. que promete mejorar la asistencia sanitaria. Pero no hablaremos de innovación en las organizaciones sanitarias, sino en la prensa escrita. ¿Se dejan llevar los medios de comunicación por este brillo cuando publican noticias sobre las novedades y sus beneficios?

Un reciente estudio publicado en Gaceta Sanitaria con el título "Exhaustividad y tono crítico de las noticias en la prensa escrita que informan de una innovación médica" ha revisado todas las noticias publicadas en el año 2015 sobre innovaciones médicas en 14 periódicos generalistas de ámbito autonómico y estatal. Los dos ejes del análisis son la exhaustividad, es decir, que la noticia sea completa e incluya todos los detalles necesarios para entenderla, y el tono crítico equilibrado. Este tono crítico puede ser optimista (solo se mencionan los beneficios), escéptico (solo se mencionan riesgos), equilibrado (se mencionan ambos) o acrítico (no se mencionan ni beneficios ni riesgos).

En cuanto a la exhaustividad, el 73% de las noticias tenían un nivel de detalle aceptable, un 72% diferenciaban entre hechos y opiniones y el 48% incluía más de una fuente de información detallada. Sin embargo, en el otro lado de la balanza, el 22% de las noticias comparaba la innovación con alternativas existentes, el 8% describía los potenciales riesgos y solo el 5% detallaba los posibles conflictos de intereses económicos.

En cuanto al tono crítico, un 70% fueron noticias optimistas (solo beneficios), un 14'7% fueron noticias equilibradas, un 9'3% eran noticias acríticas y un 5'9% fueron noticias escépticas (hablaron exclusivamente de riesgos). Es decir, 2 de cada 3 noticias solo incluyen los beneficios sin hacer ninguna referencia a los riesgos asociados a la innovación.

Cuando se leen los resultados del estudio, uno se echa las manos a la cabeza. Pero hay diversos motivos que pueden explicar estos datos (que en ningún caso justifican que el tratamiento de las noticias no sea el más adecuado):
+ Muchos medios generalistas buscan captar la atención del lector, y por ello se utilizan titulares muy llamativos y un tratamiento muy favorable de la innovación. En ocasiones, la presión publicitaria o de los editores del medio también pueden jugar un papel importante.
+ Uso (y abuso) de las notas de prensa de revistas científicas y de centros de investigación. Es habitual que se publiquen estas notas de prensa sin tocar ni una coma, replicando sus virtudes y defectos. Hay varios estudios que han reflejado la baja calidad de estas notas y comunicados.
+ Es esencial que los medios cuenten con periodistas especializados, contrasten las fuentes o utilicen noticias procedentes de agencias especializadas (como la agencia Sinc en España). La exhaustividad es mayor cuando la noticia tiene más fuentes y cuando la redacta un periodista especializado. 
+ Los medios no deben olvidar en ningún caso las recomendaciones para la información en salud que elaboró ANIS en 2007 o las guías sobre periodismo biomédico publicadas por la Fundación Dr. Antoni Esteve.

Los medios de comunicación no pueden olvidar su papel en temas sanitarios ya que la sociedad suele confiar en las noticias, por eso es muy alarmante que se publiquen tantas noticias de investigaciones en curso que pueden dar falsas expectativas a pacientes y familiares, sobre todo en patologías crónicas y graves. Iniciativas como Behind the headlines (NHS) de revisión de noticias sanitarias en los medios de comunicación (ya hemos hablado de ella en el blog) son una gran ayuda para separar el brillo de la realidad. 

Menos mal que hay medios que tienen muy en cuenta todo esto que hemos comentado y prefiere el rigor al brillo. A largo plazo es mucho mejor, y además así causa menos daño al paciente. Al final, el famoso "primum non nocere" también afecta a la prensa. 

domingo, 10 de diciembre de 2017

Domingo en soledad: el resumen de la blogosfera


Dos palabras, no hacen falta más. Pero ni siquiera así son suficientes... ¿Será que nada es lo que parece? ¿O qué hemos aprendido demasiado rápido a ponernos una máscara?

Sea como sea, empieza el resumen de la semana de la blogosfera. Gracias a tod@s por estar ahí. Esta es nuestra selección:

Revistas open access, revisión por pares, predatory journals... Términos diferentes alrededor de un mismo tema: la difusión de conocimiento científico. En el blog Bibliovirtual han publicado un artículo muy interesante explicando estos conceptos. Y si quieres saber algo más, el día 13 de diciembre se celebra una jornada sobre visibilidad de la producción científica en salud, organizada por BibliomadSalud. 

Hay un sesgo muy habitual en todas las organizaciones y grupos: verse mejor que los demás. Cuando se habla de talento, de innovación, de liderazgo, es habitual pensar que uno mismo encaja perfectamente en perfil ideal que están definiendo. Por eso nos ha encantado este post sobre los problemas de trabajar rodeado de idiotas que firma David Asensio.

Los mensajes sobre los mocos, los catarros y su curación son un clásico en otoño. Rafa Olalde ha recopilado en su blog dos mensajes: un tuit y un vídeo breve dirigidos a pacientes. ¿Aún tienes dudas?

¿Conoces la herramienta Place Standard para trabajar en salud comunitaria? Rafa Cofiño nos da algunas pistas para conocer nuestro entorno en su blog Salud Comunitaria mediante esta herramienta y utilizando los paseos colectivos. 

Reducir los errores es un elemento esencial para mejorar la seguridad del paciente. Con ese objetivo, el hospital de Cruces ha puesto en marcha una iniciativa para evitar las interrupciones durante la preparación y administración de medicación.  Para ello, el profesional lleva puesto un chaleco rojo con la leyenda "No interrumpir", algo parecido a lo que contamos en esta entrada de junio de 2017.

Ya hemos hablado sobre mortalidad hospitalaria en fin de semana, de hecho hay muchos artículos e investigaciones al respecto. Sin embargo, ¿utilizan estos artículos un enfoque adecuado? En Nada es Gratis revisan la evidencia y lanzan algunas ideas interesantes para interpretar los resultados de la evidencia.

¿Existe la enfermera perfecta? ¿Qué cualidades debe tener el profesional perfecto? ¿O quizás debemos hablar del equipo perfecto? En el blog Nightingale and Co se plantean si existe la perfección y las implicaciones que tiene. 

El "siempre se ha hecho así" llega a todas partes, por ejemplo a los bebés y la crianza. Jesús Martínez destripa algunas costumbres en su columna de El País, empezando por un clásico: esterilizar el biberón.

El whatsapp forma parte de nuestro presente desde hace años. Y como no, también se utiliza en el ámbito sanitario, para temas como la difusión de conocimiento entre profesionales o la educación sanitaria a los ciudadanos. Para conocer más ejemplos y algunas recomendaciones de uso, nos os perdáis esta entrada del blog Salud Conectada. 

Llega nueva evidencia sobre el cribado con mamografía, esta vez sobre el programa de cribado holandés. El artículo se ha publicado en el BMJ y sus conclusiones sobre efectividad y sobrediagnóstico merecen una reflexión. 

Lluvia...

jueves, 7 de diciembre de 2017

¿Van a ser crónicas las estrategias de crónicos?


Todo empezó un 1 de febrero de 1984, cuando el Boletín Oficial del Estado publicaba una norma, aparentemente banal, que certificaba la creación de los centros de salud y de los equipos de atención primaria. O quizás todo había empezado antes, con la Declaración de Alma Ata, que revolucionó el modelo sanitario en medio mundo.

Desde entonces, la atención primaria ha ido creciendo, y a su manera (o mejor dicho como le han dejado) ha asumido su papel de gatekeeper dentro del sistema sanitario. Sin embargo, los problemas de siempre permanecen: consultas masificadas, poco énfasis en lo comunitario, dotación presupuestaria insuficiente, etc. Y de repente, llegó la moda de la cronicidad, en forma de planes y estrategias, con nuevas herramientas y modelos organizativos para cambiar la asistencia y centrarnos en los pacientes que más lo necesitan.

La gran duda es la de siempre: ¿quién va a coordinar la cronicidad? Parece lógico pensar que atención primaria pero hay otras especialidades que no quieren renunciar a su parcela en el escenario de los crónicos. Estar puede implicar trabajar más pero con posibilidad de medalla, no estar implica ser cola de ratón. Y todos se apuntan, como recuerdan Meneu y Peiró:
"El manejo de crónicos empieza a ser, también en nuestro país, un interesante nicho de negocio para distintos candidatos a proveedores. Imaginemos pues que, contra toda la doctrina de referencia en AP, la gestión de algunos procesos, básicamente crónicos, se empieza a subcontratar con nuevos prestadores, surgidos de sus activos en el conocimiento (programas de gestión), el tratamiento (empresas farmacéuticas), la monitorización, o de la extensión de capacidades ociosas de algunos proveedores ya instalados en otras áreas del sistema."

Sergio Minué y Carmen Fernández han publicado un artículo en la revista Atención Primaria con el título "Visión crítica y argumentación sobre los programas de atención a la cronicidad en Atención Primaria y Comunitaria". El artículo revisa la totalidad de los planes de crónicos de los servicios de salud y llama la atención sobre la falta de evidencia que avale la mayoría de las herramientas y estrategias que se plantean en dichos planes. Además, pese a que algunos planes ya tienen más de 5 años, aún no ha aparecido ninguna evaluación sobre su efectividad (salvo la evaluación de la estrategia del País Vasco que se publicó en 2016).

Entonces, ¿los modelos de crónicos no funcionan? Pues no, pero sí, es decir, hay evidencia en algunos casos y para algunas herramientas, aunque también cabe decir que todo depende de la implementación. Como señala el artículo sobre el modelo vasco: "La utilización en la estrategia de marcos teóricos sólidos, comparativa internacional y evidencia robusta sobre la atención a pacientes crónicos fue relevante, pero no garantizó su éxito". Quizás cuando otros servicios de salud empiecen a publicar sus evaluaciones de los planes podamos tener más información, pero por ahora se trata de modelos implantados sin evidencia concluyente y sin evaluación posterior

Como señalan Minué y Fernández: "Cabe preguntarse si un verdadero fortalecimiento de la AP no sería la mejor opción ante los desafíos sanitarios planteados, sin necesidad de recurrir a innovaciones externas sin evidencia de su efectividad". Juan Simó lo resume muy bien en su blog.

martes, 5 de diciembre de 2017

Evidencia y esalud: más de lo que creemos, menos de lo que queremos


Es curioso lo de la evidencia... Siempre se pide, y cuando está encima de la mesa, casi nadie la mira. Los motivos son inciertos, pero en ocasiones la evidencia es un bofetón en la cara, un pedazo de realidad que nos debería invitar a pensar en otros términos. Sin embargo, no podemos olvidar que muchas de las innovaciones que tenemos a nuestro alrededor han surgido al esquivar la evidencia, pensando fuera de la caja, pero esto no debe ser una excusa para dejar siempre la evidencia en la estantería.

Gracias a una noticia breve que hemos encontrado en el BMJ, nos hemos tropezado con el proyecto Technology-Enabled Care Services (TECS), cuyo objetivo es realizar un análisis de la evidencia que existe para los servicios asistenciales de base tecnológica (apps, videoconsulta, telemedicina, etc). La investigación fue encargada por NHS England y el informe final se publicó en junio de 2017.

La evidencia está resumida en una infografía, aunque merece la pena leer el informe completo.


Destaca la evidencia respecto del uso de mensajes de texto (SMS) para mejorar la adherencia, para proyectos de deshabituación tabáquica o en personas con diabetes. Llama la atención que esta tecnología siga siendo una de las más estudiadas (y con mejores resultados), considerando que ya ha cumplido 25 años. Sin embargo, tanto para avisos masivos como para mensajes personalizados sigue teniendo utilidad, aunque la mayoría de la evidencia es de proyectos realizados en países en vías de desarrollo.

Entre las tecnologías más utilizadas actualmente se encuentran la videoconsulta y la telemonitorización. La videoconsulta en enfermedades crónicas, según la evidencia, está al mismo nivel que la consulta presencial en términos de satisfacción del paciente, nivel de autocuidados o conocimiento de la patología, por lo que podría ser una herramienta sustitutiva. En el caso de la telemonitorización merece la pena destacar la importancia de la educación sanitaria y de la colaboración de los profesionales.

Las intervenciones basadas en el uso de webs requieren mayor precisión en su análisis, ya que no existen unos patrones o características que permitan una evaluación global. Además, la evidencia apunta a la importancia de unir estas intervenciones con otras de tipo presencial (para evitar que a largo plazo el efecto se reduzca).

En cuanto a las apps móviles, el problema es la falta de evidencia sólida, aunque hay estudios que avalan su uso en pacientes con algunas patologías crónicas. 

Es necesario realizar algunas consideraciones tras leer este informe ya que se trata de un ámbito de estudio muy amplio:
+Ojo con el largo plazo. Uno de los principales dilemas de las intervenciones basadas en tecnología (sobre todo las que buscan cambiar comportamientos, como SMS, apps o intervenciones vía web) es su efectividad a largo plazo. No podemos olvidar que estas estrategias de cambio se incluyen en planes globales junto con otras herramientas basadas en la intervención del profesional sanitario (de forma presencial) para así reforzar el cambio.
+ El hecho de que existe evidencia sobre el uso de apps para pacientes con diabetes no quiere decir que todas las apps para diabetes funcionen, ya que la evidencia suele centrarse en una sola app, en un entorno y con unos pacientes concretos. Extender los resultados de un estudio concreto a cualquier intervención similar (en cuanto a público objetivo o patología) no tiene sentido. El proceso concreto, el entorno, el tipo de población, etc. son determinantes muy importantes para evaluar el éxito o fracaso de una intervención.
+ El dinero importa (al menos en parte). La evaluación del estudio WSD Whole System Demonstrator (con más de 3000 pacientes) demostró que la telemedicina no era coste-efectiva, aunque la recogida de datos se realizó en 2008 y 2009. Curiosamente, en otro ensayo publicado en 2017 se encontró lo contrario (en pacientes con diabetes). Evidencia líquida, y más si hablamos en términos económicos.
+ La brecha digital y la ley de cuidados inversos deben estar siempre presentes. Con estas intervenciones puede que dejemos fuera a grupos de pacientes con problemas de acceso a tecnología o con limitaciones de uso, por eso no nos cansaremos de decir que la esalud es una parte de las estrategias sanitarias.
+ No hay estudios definitivos. Por ejemplo, usando datos del WSD, en 2017 se publicó este artículo sobre efectos psicológicos de la telemedicina en personas con diabetes y los resultados fueron bastante grises. no hay mejora. Existen recomendaciones potencialmente efectivas pero depende mucho de los pacientes, el entorno, el proceso de implementación, etc.
Es importante planificar adecuadamente la puesta en marcha y el diseño de este tipo de intervenciones. Las barreras siguen siendo muy importantes y es esencial tenerlas en cuenta para evitar que el rechazo se contagie entre profesionales. Afortunadamente existen buenos estudios sobre los problemas organizacionales para la puesta en marcha de proyectos basados en tecnología que pueden ayudar a elaborar una lista de barreras. No podemos permitirnos que vuelvan a repetirse los errores del pasado como el del proyecto Healthspace ("Unless personal electronic health records align closely with people’s attitudes, self management practices, identified information needs, and the wider care package (including organisational routines and incentive structures for clinicians), the risk that they will be abandoned or not adopted at all is substantial").

domingo, 3 de diciembre de 2017

El resumen de la vuelta al mundo


Hablamos de la zona de confort, de estar fuera o dentro, como si existiera un mapa muy claro que nos ayudara a delimitar ese territorio. Nos colocamos cada mañana la etiqueta de innovadores, vamos a congresos sobre lo último de lo último, y cambiamos el mundo a golpe de tuit. Lo de ayer ya no sirve, y solo lo de esta mañana es útil. Quizás nos falte poesía... y realidad.

Y de repente te encuentras con alguien que no tiene twitter, que apenas participa en los debates para cambiar el mundo, que nunca ha sido trending topic, y te da unas cuantas lecciones brillantes sobre innovación. Y justo en ese momento compruebas que la zona de confort cada uno se la fabrica donde quiere, y que detrás de los fuegos artificiales a veces no hay nada. Las redes son muy importantes, pero nunca debemos olvidar que hay innovadores en todas partes, incluso analógicos con libreta y lápiz.

Empieza nuestro resumen semanal. La selección de enlaces de esta semana merece mucho la pena, o eso creemos. Gracias a tod@s por estar ahí. 

Desde una perspectiva basada en el humor, la revista de Redacción Médica revisa la relación amor-odio entre anestesistas y cirujanos. Todo ello aderezado con los irónicos tuits de Miguel Díaz.

El viernes se celebró la II Jornada de Enfermería sobre TIC aplicadas a la salud, organizada por el Colegio de Enfermería de Valencia. Teresa Pérez ha elaborado un resumen de cada ponencia con los tuits más interesantes, que podéis leer en su blog.

En Jot Down analizan el papel de los videojuegos en la sociedad actual, hablando de su faceta más lúdica y también de su papel en el aprendizaje. ¿Seremos capaces de integrar los videojuegos en el aula y en los entornos profesionales para aprender jugando? Una lectura imprescindible.

¿Ondas sonoras para analizar la sangre? Eso es lo que dice un grupo de investigadores del MIT que está desarrollando un sistema de transductores acústicos que mueven las células y exosomas, lo que permite medir su reacción al sonido. En Microsiervos han publicado un breve resumen de la noticia original que aparece en la web del MIT, que a su vez se basa en este artículo publicado en PNAS.

Menudo debate se ha montado por un tatuaje... La historia ocurrió en un hospital de Miami: llegó a urgencias un hombre de 70 años, su estado requería de maniobras de reanimación pero se encontraron con un tatuaje en el pecho con la leyenda "Do Not Resuscitate". ¿Qué decisión es la más adecuada si el paciente está inconsciente? En este artículo de La Vanguardia nos cuentan como acabó la historia, que además ha sido plasmada en una carta al editor de la revista New England Journal of Medicine.

El Royal College of General Practitioners ha publicado un estudio sobre la percepción de los estudiantes de medicina respecto de la atención primaria. El resultado más llamativo es que el 76% de los estudiantes entrevistados dijo que había escuchado comentarios negativos sobre el trabajo en atención primaria durante su periodo docente por parte de profesores o tutores de prácticas. El estudio completo se merece una lectura (aunque sea rápida).

Los avances tecnológicos y los nuevos canales de comunicación y atención sanitaria como la telemedicina están provocando que los profesionales sanitarios tengan que actualizar sus conocimientos y adaptarse a una nueva realidad. En este artículo de JAMA dan un paso más, y se plantean si será necesaria una nueva especialidad que denominan "medical virtualist". 

Humanización por partida doble. Primero este magnífico texto de Rodrigo Gutiérrez en su blog Regimen Sanitatis sobre los diferentes componentes de la humanización y con algunas reflexiones el concepto de atención centrada en la persona. Y como segunda lectura, esta entrada del blog MyRAS para entender que la humanización es cosa de todos los profesionales.

En muchos casos, los procesos de innovación van acompañados de concursos de ideas o premios a la creatividad. ¿Son útiles? ¿Realmente generan ideas beneficiosas para la organización? Dos lecturas interesantes sobre el tema: este artículo de Harvard Business Review y esta revisión sistemática que publica la revista BMJ Innovations.

Y para acabar, una auténtica declaración de intenciones...

miércoles, 29 de noviembre de 2017

¿Tres son multitud? El escriba en la consulta


La historia clínica electrónica ha creado un entorno complejo para el profesional sanitario, ya que la unión entre una adecuada atención al paciente y el exhaustivo registro de toda la información que se genera durante el encuentro presencial es muy difícil. Por eso, en Estados Unidos ha surgido la figura del "escriba médico" (medical scribe): un experto en terminología médica (no existe ninguna titulación oficial) que acompaña al médico y toma nota de todos los elementos esenciales del encuentro con el paciente, tanto en la consulta como en urgencias o en la planta de hospitalización. Dicha información la vuelca directamente en la historia clínica electrónica y posteriormente la valida el profesional.

En 2010 ya se creó el colegio oficial de escribas médicos en Estados Unidos, que ofrece cursos y certificados para trabajar en este campo. Lo habitual es que las empresas especializadas contraten estudiantes de ciencias de la salud, dado que son personas con conocimientos en la materia y sus registros son de alta calidad. Para entender el trabajo que realizan, os recomendamos leer este reportaje que cuenta el día de un escriba en urgencias.

Respecto a la evidencia, hay varios artículos publicados que avalan su papel en el entorno sanitario. En esta revisión del año 2015, concluyen que la función del escriba médico mejora la satisfacción del profesional, la productividad así como la interacción entre el profesional y el paciente. En este reciente ensayo (publicado en 2017) se recogieron datos sobre el papel del escriba durante un año, para ello los médicos trabajaban una semana asistidos por un escriba, y la siguiente semana sin escriba, y así durante todo el periodo. Es muy llamativo que el hecho de trabajar con el escriba mejore notablemente la satisfacción del profesional pero no tenga ningún efecto en la satisfacción del paciente. No obstante, ya hay artículos en los años setenta y ochenta sobre estos profesionales. 

La mayoría de los escribas trabajan para empresas especializadas que posteriormente son contratadas por hospitales o por centros de atención primaria. Algunas de las más conocidas son Scribe America, ScribeTribe o PhysAssist Scribes. La importancia que se ha dado al adecuado registro en Estados Unidos (también a través de incentivos financieros) ha provocado el auge de este tipo de empresas y también la creciente incorporación de escribas a muchos centros sanitarios, como cuentan en este artículo breve publicado en JAMA. Por ahora se trata de un puesto de trabajo sin regulación, aunque se espera que en breve organismos como CMS o Joint Commission publiquen sus normas dado que el escriba tiene un papel muy importante en la información que se genera y se registra en la historia clínica electrónica.

Como es lógico, la incorporación de los escribas genera un mayor gasto sanitario y obliga a reestructurar los equipos sanitarios. Su principal beneficio es la agilidad en el registro de la información (el escriba está al lado del profesional), lo que permite que el profesional se centre exclusivamente en el paciente. No obstante, la consulta de dos pasa a ser de tres, con el posible impacto en la relación entre el profesional y el paciente. La figura del escriba permite reducir al mínimo la carga burocrática para los profesionales (cada vez mayor), lo que se asocia a la mejora de la satisfacción para el profesional.

La tecnología también quiere ayudar a esta función y Google ya ha lanzado algunas ideas para el uso de los sistemas de reconocimiento de voz en el ámbito asistencial, como muestra esta entrada de su blog Google Research. Hace unos días se publicó el artículo "Speech recognition for medical conversations" sobre el uso de sistemas de reconocimiento automático de voz en ámbitos médicos, con tasas de error en la transcripción de un 20% aproximadamente (en conversaciones técnicas con un total de 14.000 horas de conversación). De hecho en algunos servicios asistenciales ya se utiliza el reconocimiento de voz para la redacción de informes.

¿Es el camino a seguir para reducir la carga burocrática en los profesionales sanitarios? ¿Debemos confiar en la tecnología para realizar esta función? ¿Llegará a España esta figura profesional? ¿Será una nueva tarea para los técnicos de documentación y administración sanitarias? El fin de la burocracia tiene un precio... y un beneficio.

Nota: la foto del post es de Kayana Szymczak para Stat y aparece en este artículo

lunes, 27 de noviembre de 2017

Nueve mitos y una nota al pie sobre liderazgo


El liderazgo nos rodea... Todos los jefes y directivos se esfuerzan por ser líderes, asisten a cursos sobre este tema y compran libros para aprender a diseñar el futuro. Es cierto que hemos tenido una crisis importante en el sistema sanitario por una doble escasez: poco dinero y poco liderazgo. Sin embargo, el liderazgo no es magia, y el hecho de poner todos los huevos en esa cesta hace que todo sea más endeble e inseguro.

Por eso, nos lanzamos a desmontar algunos mitos sobre el liderazgo (o sobre lo que nos venden como liderazgo):

1. Como dijo Woody Allen: "No conozco la clave del éxito, pero sé que la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo". Todo líder tiene sus enemigos, incluso los mejores líderes. Hay que asumirlo como algo normal.

2. El liderazgo autoritario centrado en conseguir resultados (estilo capataz) a veces funciona. Tiene mala prensa, destroza a los equipos y desmotiva en pocos días, pero funciona. Por ejemplo, en entornos de crisis, emergencias o cuando los resultados deben obtenerse a corto plazo.

3. Muchas veces el problema de una organización sanitaria no es la falta de liderazgo, sino una gestión deficiente y la falta de estrategia. Liderar es esencial, pero hay que saber gestionar recursos, procesos y personas.

4. Liderar sin tomar decisiones es tener al mejor equipo del mundo esperando a que pase el tren.

5. ‎El gran problema de las organizaciones sanitarias no es la falta de habilidades de liderazgo, es que a muchos jefes (que deberían ser líderes) les da igual no serlo.

6. ‎¿Cuál es el número óptimo de líderes en un hospital? ¿Uno? ¿Uno por cada unidad de trabajo? ¿A partir de cuántos líderes se genera el caos? Siempre se ha dicho que los líderes deben ayudar a crecer a su equipo, pero en ocasiones no hay sitio para tanto ego.

7. ‎El líder se hace, pero no solo con formación ni con masters. El autoaprendizaje, el contacto con otros profesionales, huir de los cursos de siempre y conocer otras materias, es una gran forma de desarrollar las habilidades de liderazgo.

8. ‎Hablamos de liderazgo pero siempre nos referimos al jefe, no al líder. Ignorar el liderazgo informal supone una pérdida importante de capital social del equipo.

9. La motivación se debió perder algún día y nadie la echó de menos mientras había dinero sobre la mesa. Se acabó el dinero y todos volvimos a pensar en la motivación.

Podríamos acabar la columna con una glosa sobre la importancia del liderazgo, de las habilidades de los jefes, y de la importancia de la empatía, la actitud y la integridad. Pero como la teoría la conoce todo el mundo, mejor vamos a centrarnos en un mito que hemos comentado: el de la gestión deficiente.

Existe una línea de trabajo en el ámbito de la gestión llamada gestión basada en la evidencia que pretende integrar la evidencia científica con la experiencia individual en el contexto de las características de cada organización. Algo como la medicina basada en la evidencia pero aplicado a la gestión sanitaria. Suena bien, ¿verdad? Todos tenemos claro que la evidencia, unida a la experiencia, son una herramienta infalible, pero la realidad es otra. Un reciente estudio (Barends et al., 2017) entrevistó a un buen número de directivos sanitarios preguntando en qué basan sus decisiones. Las respuestas fueron muy llamativas: un 91 por ciento en la experiencia personal, 64 por ciento en la intuición, 62 por ciento en el conocimiento adquirido mediante formación, 59 por ciento por consejos de otros colegas y solo un 34 por ciento en la literatura sobre gestión.

Seguramente, basar todas las decisiones exclusivamente en la evidencia en un entorno tan complejo como el sanitario podría implicar un fracaso tras otro, pero el exceso de experiencia personal y de intuición sin evidencia pueden llevarnos al mismo destino. Evidencia y experiencia, sí por favor, que además ese es el truco de la gestión (y de la medicina) basada en la evidencia. Y si le añadimos participación y transparencia, mucho mejor. En ocasiones, el exceso de intuición parece invitar a pensar en una gestión basada en la videncia (o en la eminencia). Y así no llegaremos a ningún sitio.


Artículo publicado en Diario Médico, en la sección "El huevo o la gallina".

domingo, 26 de noviembre de 2017

La blogosfera descalza


Casi sin hacer ruido, como esa cara en la que nadie se fija, como el silencio cuando busca abrirse paso. Cada paso nos debería ayudar a acercarnos a nuestro objetivo, pero ¿qué ocurre cuando el objetivo es no tener objetivos? Así, igual que algunos días nos centramos en vivir cada minuto, hoy os proponemos centrarnos en unos cuantos enlaces que nos han llamado mucho la atención.

Empezamos con Rodrigo Gutiérrez que ha publicado una reseña del libro "Diario de un médico descalzo", cuyo autor es Salvador Casado. Entre el entusiasmo y la poesía, el post nos habla de la presentación del libro y de los principales mensajes que quiere transmitir. Recomendables ambos: entrada y libro, Rodrigo y Salva.

Varios estudios han demostrado que los artículos publicados en revistas de acceso libre se citan más que los publicados en revistas de suscripción de pago. Pero, ¿ocurre lo mismo con los libros? Esta entrada del blog Impact Blog es muy tajante: los libros de acceso libre se descargan, se citan y se mencionan más que los de pago. 

Es muy llamativo en nuestra sociedad que salga más barato comer mal que comer bien. ¿Qué ocurriría si los alimentos más saludables igualaran su precio con los alimentos procesados? La respuesta es clara, y en Science Daily lo explican muy bien: una reducción de precio en los alimentos saludables iría asociada a un incremento de consumo. Además, también podéis leer el artículo científico en el que se basa esta afirmación.

¿Tiene algún problema la famosa medicina basada en la evidencia? ¿O sigue siendo el escenario óptimo para un profesional sanitario? Abel Novoa fue uno de los ponentes de la mesa redonda sobre "Luces y sombras de la MBE" en las recientes jornadas de Osatzen y podemos leer su interesante presentación comentada en la web No Gracias.

Los problemas de equidad y acceso a la asistencia sanitaria nunca faltan... Uno de los más clásicos, pero quizás poco comentado (todavía), es la diferencia que existe a la hora de recibir asistencia sanitaria ante un mismo problema de salud entre hombres y mujeres. La respuesta os la podéis imaginar, y la explican muy bien en este artículo de The Guardian.

Si alguien todavía duda de la utilidad de Twitter para usos profesionales, lo mejor que puede hacer es leer este post de Julio Mayol. Y si persisten las dudas, quizás con esta reciente mesa redonda sobre twitter para sanitarios, enmarcada en el congreso de la SEMI, se aclare todo.

Esta semana hemos hablado en el blog sobre la nueva iniciativa digital del NHS basada en las consultas virtuales. En este texto incluido en el blog del BMJ hacen una acertada reflexión sobre este nuevo proyecto y sus implicaciones. 

Los objetos del día a día no son precisamente los más limpios. Los pomos de la puerta, el teléfono móvil, el cepillo de dientes o el estropajo son objetos que habitualmente están llenos de bacterias y gérmenes. En este reportaje de El País nos comentan qué ocurre, desde un punto de vista microscópico, a nuestro alrededor.

Acabamos hablando de marcas de alimentación y de nutrición. Una conocida marca de crema de chocolate ha cambiado su fórmula (ahora lleva más azúcar) provocando el enfado entre sus consumidores habituales. Fefo comenta esta noticia en su canal de Youtube y loa explica en base al concepto de marca y a la fidelización del cliente. 

Hasta la próxima...

jueves, 23 de noviembre de 2017

Quiero hacer un máster en gestión sanitaria


Hace unas semanas lanzamos una encuesta para conocer vuestra opinión sobre los másters en gestión sanitaria. Estos son los resultados:

- La encuesta estuvo activa desde el 17 al 29 de octubre. Se han recibido 300 respuestas y 291 son válidas (existen varias repeticiones de la misma hora demasiado sospechosas).
- No se solicitó ningún dato demográfico ni laboral a los encuestados, por lo que no es posible conocer la opinión por grupos.
- Un 56'5% de los encuestados ha realizado algún curso superior (máster) en gestión sanitaria.
- Respecto al modelo formativo ideal para este tipo de formación, el 64'9% prefiere el modelo mixto (presencial y online), 21'7% presencial y 13'4% online.
- En cuanto al centro o institución de formación en el que realizaría un máster de este tipo, estos son los que han obtenido al menos 3 respuestas: 



- En cuanto a las materias esenciales, se ofreció un listado de materias no convencionales (es decir, no se habló de contabilidad, gestión de pacientes o recursos humanos, entre otras, por considerarlas materias imprescindibles en un curso de este tipo). Las que los encuestados han considerado prioritarias son:


- Las 4 materias que más votos han obtenido como "nada importantes" son: como hablar en público, bases de datos y programación, medicina personalizada y cocreación con pacientes.
- En el apartado de críticas, las 4 más citadas fueron: cursos demasiado teóricos (55%), no están enfocados a la realidad sanitaria (49%), seguimiento del trabajo del alumno mal enfocado (32%) y material docente mal diseñado (30%). Curiosamente, el programa y el profesorado fueron los aspectos menos criticados por los encuestados.
- Finalmente, el objetivo de hacer un máster de gestión sanitaria es:


Los resultados de la encuesta permiten hacer un ránking (muy básico eso sí) sobre las preferencias en cuanto a centros de estudios para estudiar un máster en gestión sanitaria. Además, señala como materias prioritarias para incluir en este tipo de programas las relacionadas con la innovación organizativa, innovación de servicios, evaluación económica, ética en la gestión y esalud. Curiosamente, temas como la cocreación, las bases de datos o la comunicación en público no fueron nada valoradas. Finalmente, el objetivo esencial de realizar este tipo de cursos es orientar la carrera profesional al campo de la gestión sanitaria y aprender.

Los datos brutos con todas las respuestas se han subido a la plataforma Zenodo y se pueden descargar en formato excel de forma libre y gratuita. 

martes, 21 de noviembre de 2017

Consultas virtuales en el NHS: el médico en tu móvil



El National Health Service (NHS) ha dado un paso de gigante en su revolución digital: ha lanzado una app para realizar consultas virtuales con médicos de familia. El servicio se llama "GP at hand", lo gestiona una empresa privada llamada Babylon y por ahora solo está disponible en algunos barrios de Londres. El servicio es gratuito para los pacientes (aunque al NHS le sale por un total de 45 millones de libras), pero aunque parezca un avance imprescindible, no está exento de crítica.

El principal problema surge con la lista de pacientes que no pueden usar este servicio. En la web se indica que se trata de una exclusión durante el periodo de prueba del servicio, pero parece dar una pista muy clara del servicio que se pretende ofrecer. Entre otras exclusiones, no se recomienda el uso de GP at hand a personas con problemas de demencia, condiciones mentales complejas, demencia, fragilidad, necesidades sociales o psicológicas especiales, etc.


Margaret McCartney es muy clara en una columna que publica el BMJ con el título "General practice can’t just exclude sick people" al preguntarse el motivo de esta exclusión de diversos colectivos de pacientes con necesidades contínuas de servicios asistenciales. Tal y como señala: 
"It’s very odd for the NHS to allow a contract that enacts exclusion of people with these conditions by design. In fact, the NHS’s general medical services contract specifies that refusing people registration on the basis of illness or pregnancy is not allowed. So why this exception?"

La sociedad de médicos de familia (Royal College of General Practitioners) sigue una línea similar, centrada en las exclusiones del modelo. De hecho, su principal temor se centra en la posibilidad de abrir una doble vía para el acceso: una más rápida para personas con problemas leves (vía GP at hand) y otra con más demora y los problemas del desplazamiento para las personas con problemas más complejos. Esto nos recuerda a la famosa ley de los cuidados inversos de Tudor Hart, creando (por ahora) un servicio dirigido a las personas que menores necesidades tienen.

Además de los problemas planteados, surgen mil dudas añadidas como la responsabilidad de los profesionales ante los consejos que se ofrezcan en la consulta virtual o las prescripciones que se realicen al finalizar. Otro gran dilema que permanece en el aire es el papel de otros profesionales del equipo como enfermero, fisioterapeuta o farmacéutico en estos servicios online. 

Sin embargo, se trata de un avance muy importante en un servicio público como el NHS. Una apuesta muy clara hacia un servicio que muchos ciudadanos demandan habitualmente en las encuestas y que puede ayudar a mejorar el servicio, reducir la demora, ayudar en el manejo de las patologías leves por parte del paciente y, en su caso, permitir un mayor tiempo de atención en la consulta cara a cara.  

Sin embargo, nos permitimos anotar algunas dudas adicionales: 
- ¿Se resolverán los problemas de acceso a pacientes complejos? Quizás la decisión se haya tomado ante la dificultad para resolver problemas graves mediante una consulta online o para reducir la atención a problemas leves en la consulta presencial. 
- ¿Se ha definido el servicio en base a las necesidades de los pacientes? No podemos olvidar Healthspace, el proyecto de historia clínica compartida del NHS que naufragó en 2010, principalmente por no tener en cuenta a pacientes y profesionales.
- La evidencia señala que las consultas virtuales no reducen las consultas presenciales, ¿ocurrirá algo parecido? ¿O se trata de uno de los objetivos clave del NHS? 
- ¿Está el paciente preparado para este tipo de consultas?  En España alguna aseguradora ha lanzado un servicio similar y no parece haber tenido mucho éxito, aunque la falta de datos no ayuda a saberlo con certeza.

La estrategia digital del NHS es muy clara, y las consultas virtuales son uno de sus pilares esenciales. Habrá que seguirla de cerca, leer las evaluaciones que se vayan publicando y empezar a pensar si es nuestro turno.